Entrenamiento Personal

El entrenamiento personal es una de las opciones a nuestro alcance para entrenar el cuerpo y mejorar la condición física. Podremos beneficiarnos de esta modalidad independientemente de nuestro sexo, nivel de forma física u objetivo en el fitness. Para muchos, contar con un guía es uno de los motivos por los que deciden a empezar a hacer deporte o reanudar esta práctica. No solo es una opción muy interesante, sino que algunos estudios corroboran sus ventajas.

Ventajas de tener un entrenador personal

Este profesional nos acompaña durante todo el proceso de ponernos en forma y nos asesora a la hora de planificar las distintas partes del entrenamiento. También nos puede asesorar en otros ámbitos, como la adopción de hábitos saludables o la confección de dietas. Es fundamental que el entrenador llegue a conocer muy bien a la persona, ya que solo así podrá detectar sus puntos fuertes y débiles.

Motivación y aspecto psicológico

Para muchos, es uno de los principales motivos por los que contratar a un profesional. Mentalmente, la persona sabe que está en manos de un experto y que cada esfuerzo que hace merece la pena, ya que va en la dirección trazada por un especialista. De este modo, pesan menos los sacrificios. Un entrenamiento personal también aporta motivación al usuario, ya que los entrenadores saben cómo sacar lo mejor de sus alumnos.

Objetivos de entrenamiento

Con un entrenador personal podremos planificar mejor nuestras acciones a corto, medio y largo plazo. Muchas personas se quedan por el camino en el ejercicio físico porque no encuentran su manera de trabajar. Se ponen objetivos muy exigentes y no los cumplen. También otras son complacientes con ellas mismas y nunca persiguen mejorar sus metas. La consecuencia, al final, es que no sienten ese empuje de adrenalina que acompaña a las victorias en el deporte.

Elegir los objetivos adecuados de una manera realista y medible es fundamental para evaluar el progreso. Solo así podemos controlar y analizar cómo va mejorando nuestra condición física.

El entrenador personal aumenta la intensidad con seguridad

Una cosa esta clara a la hora de entrenar solo: es difícil alcanzar la intensidad adecuada. Por un lado, algunos intentan conseguir resultados muy rápido y prescinden de una buena técnica. Al final, esto provoca lesiones, algo que desmotiva bastante. Al otro lado tenemos a quienes prefieren ir solos para no tener que esforzarse al máximo. Pese a no progresar, tienen la conciencia tranquila porque han hecho deporte, aunque haya sido mal.

Un entrenador personal nos ayuda a entrenar con fuerza, intensidad y progresando en los objetivos. Sabrá entender cuándo no podemos dar más, pero también cuándo sí. En esto consiste su trabajo, en analizar y adaptar su plan a tu rendimiento.

Si tú también quieres ponerte en forma y necesitas algo de ayuda, el entrenamiento personal con un especialista es lo tuyo.

¿Interesad@ en dar clases de Pilates o Fitness?

No lo pienses más... te podemos ayudar!

Ir arriba